Cualquiera que sea el proyecto radioastronómico en el que nos queramos

embarcar, necesitaremos tener conocimientos de radio y de electrónica aunque

estos sean rudimentarios, análogamente a lo que ocurre con la óptica en la
astronomía visible. Y decimos medidas y no observaciones porque es necesario 
asumir que con un radiotelescopio no se pueden captar imágenes igual que con 
un telescopio óptico, sino que sólo se puede medir la intensidad de las radioondas 
recibidas por laantena, o sus variaciones, normalmente en forma de una señal 
eléctrica a la salida del receptor o en el caso más sencillo, en forma de una señal 
de audio proporcionada por un altavoz.

Teniendo esto presente, diremos que se puede hacer radioastronomía
mediante técnicas de "non-imaging" o técnicas de "imaging". Las primeras, más
asequibles para empezar, incluyen actividades tan atractivas e interesantes como la
escucha de las tormentas jovianas, el estudio de las llamaradas solares y la
detección de meteoros visibles e invisibles.